La historia de “Churo” Díaz y Beatriz Castro (Mama Beatri)

Mama Beatri, Churo Diaz, Silvestre Dangond, Kanner Morales

Mientras se define si va a juicio, el cantante vallenato tendrá que andar con un brazalete electrónico y no podrá salir del país.

La relación que Jorge Iván Díaz, mejor conocido como Churo Díaz, tuvo con Beatriz Castro, una “reina” en el mundo del vallenato, pasó de ser un idilio de amor a un problema legal. Mientras ella asegura que el cantante fue su marido entre 2012 y 2015, él apenas acepta en público haber estado con ella un año, en el que tuvieron un hijo. Y la captura de Castro, en octubre de 2015, terminó de hundir la relación: tras ser condenada a nueve años de prisión por estafar a más de 340 personas con su empresa inmobiliaria Costa Azul, delató a Díaz y aseguró que él conocía de primera mano sobre los fraudes y hasta que participó en ellos.

Las revelaciones de Beatriz Castro llevaron a la Fiscalía a abrir una investigación formal contra el Churo Díaz, lo cual ocurrió hace un par de días en la audiencia de imputación de cargos por estafa agravada, concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito. Díaz se declaró inocente y el juez lo dejó en libertad, pero le impuso un brazalete electrónico y le prohibió salir del país mientras se define si es llamado a juicio. En entrevista con Olímpica Estéreo, Díaz se mostró sorprendido por la orden de captura en su contra: “Yo quería presentarme, yo no soy un delincuente. Gracias a dios estoy libre, dándole la cara a toda Colombia”. (Te recomendamos: Juez dejó en libertad al cantante vallenato el ‘Churo Díaz’)

Otra cosa, sin embargo, piensan en la Fiscalía, donde analizan cómo fue que Díaz huyó durante un concierto cuando agentes de la Dijín viajaron a detenerlo. Díaz dijo también: “Hay un falso testimonio porque los que estafaron nunca mencionaron mi nombre, por eso estoy afuera”. Mientras se define su situación jurídica, Díaz podrá trabajar con normalidad y viajar a nivel nacional. (Te recomendamos leer: El Churo Díaz escapó de las autoridades que lo iban a capturar)

LA HISTORIA DE LA SONADA ESTAFA INMOBILIARIA
En 2009 se creó Asesores Inmobiliarios y Jurídicos Costa Azul. Beatriz Castro asegura que Díaz trabajó en esa empresa. Las estafas consistían en ofrecer a inversores —la mayoría jubilados— los derechos de inmuebles en remate, pero las propiedades no se entregaban y el dinero no se devolvía. Las denuncias empezaron a llover en la Fiscalía, entidad que aseguró que, desde 2012 hasta 2015, los montos se habrían desviado específicamente a Díaz, pues, cuando investigaron a la mujer, no encontraron ningún bien a su nombre.

El cantante habría recibido $2.000 millones en efectivo, $800 millones en consignaciones, $1.200 millones en ropa y zapatos, $1.500 millones en bienes, $1.075 millones en vehículos y $1.200 millones en joyas y relojes. Con ese dinero, reveló su expareja, hasta se pagó una liposucción para mejorar la imagen del cantane. Pero el incremento patrimonial de Díaz alertó a las autoridades. Al revisar en detalle encontraron algunas propiedades a nombre de familiares o de terceros, como camionetas Toyota y Ford, una casa en Barranquilla que habría costado $450 millones y una casa en Urumita, con un posible valor de $600 millones, que quedó a nombre de su madre. (Te recomendamos: Tres años sin justicia en el caso de ‘Mama Beatri’)

Según la versión de Castro, entregada a la Fiscalía en interrogatorios, a Churo Díaz lo conoció en 2012 durante el cumpleaños de uno de sus hijos. El encuentro se habría realizado para tantear la posibilidad de que le financiara su carrera musical y así fue. “Cuando empezaron la gira de conciertos se hizo un aporte mío de más de $300 millones en efectivo. Este se entregaba al manager de Jorge Iván, Jesús Mendoza. Y luego en abril o mayo de 2012 se compró una camioneta Fortuner que costó alrededor de $90 millones, dinero que se aportó de la actividad que se hacía en Costa Azul, de la cual yo era la propietaria”, aseguró Castro.

Antes de ese encuentro con Castro, Díaz tenía una modesta fama local en la Costa Atlántica. Ella misma aseguró que “nadie lo conocía”. Según la biografía de la página de Codiscos, su salto a la fama nacional e internacional se dio cuando en 2012 se unió al acordeonero Lucas Dangond y sacó el disco “Pura Adrenalina”. La disquera asegura en su página que logró “disco de Oro al superar las 15.000 copias vendidas en tiempo récord, consolidando como éxito canciones como ‘Un amor irreversible’”. Castro aseguró que tal éxito fue promovido por ella y que “se impulsó el lanzamiento del disco con Codiscos, donde se compraron entre 5.000 y 7.000 unidades y se les consignó más de $35 millones para que le fuere otorgado el reconocimiento de plata o algo similar. Uno hace un pago que en el medio de ellos denominan ‘payola’”.

De esa historia ya nada queda. Además de su hijo, lo único que mantiene unidos a Díaz y a Castro es la investigación sobre los más de $5.000 millones que el cantante habría recibido de ella, sabiendo —dice la Fiscalía— que su origen eran las estafas a personas jubiladas.

Fuente: Periódico EL ESPECTADOR – Bogotá

COMENTARIOS