Jesu Romero, el Gran Francisco El Hombre 2018

El joven cantante de Maicao interpretó un merengue titulado ‘Diez años de historia’, en honor al decenio del Festival.

Jesu Romero, quien fue el rey del 2017, fue escogido como el Gran Francisco El Hombre de Riohacha, con una puntuación de 97, después de superar a los otros reyes de ediciones anteriores del festival.

El joven intérprete de la música vallenata es natural de Maicao, y su voz, al lado de su agrupación, que también ganó el año pasado, conquistaron al jurado calificador.

Te recomendamos: Último video que Martín Elías grabó con su hijo mayor conmueve en redes

“Me siento inmensamente feliz, la gente me apoyó, hubo conexión con el público, este premio es para todos ellos”, manifestó poco después de recibir la estatuilla de parte de la presidenta del Festival Francisco El Hombre, Ruth Berardinelly.

Jesu se metió al público en el bolsillo al interpretar el merengue reglamentario titulado Diez años de historia, el cual es de su autoría y que escribió en homenaje a los 10 años del Festival Francisco El Hombre. En la canción nombra a todos los reyes de ediciones anteriores.

“Cuando íbamos a escoger el tema en ritmo merengue no nos pusimos de acuerdo entre tantas canciones que hay. En medio de esa indecisión comencé a construir melodías a las que le incluí esa letra que creo que fue inspiración de Dios y de mi hijo recién nacido, Jerónimo”, explicó el artista: hay que resaltar que estuvo acompañado de su acordeonero Arturo Lanao.

Te recomendamos: Un nuevo escándalo sacude al Encuentro de Vallenato Femenino EVAFE

Jesu llegó a la final junto a Efraín ‘Bola’ Corrales, Kbeto Zuleta y Jhonatan Bolaño, tres excelentes intérpretes del vallenato.

‘Martincito’ versea en la tarima del Francisco el Hombre
Martín Elías Jr, hijo del desaparecido cantante vallenato Martín Elías Díaz, fue el centro de atención durante el último día del Festival Francisco El Hombre en Riohacha, La Guajira.

El pequeño se presentó en compañía de su tío Elder Dayán Díaz durante un homenaje que este le realizó a su papá.

Te recomendamos: El millonario costo de la estatua de Martín Elias

“Nieto de Diomedes Díaz, hijo de Martín Elías y sobrino de Elder, que canta con dinastía”, fue uno de los versos del hijo del Gran Martín Elías.

‘Martincito’, como es llamado por sus seres queridos, verseó y cantó en compañía de su tío.

“Me llamo Martín Elías, ya me deben conocer. Me nace del corazón, me nace del corazón y lo digo con emoción, este verso es pa’ Riohacha y me nace del corazón”, cantó Martín Jr.

Durante el homenaje el Festival Francisco El Hombre proyectó un video sobre Martín Elías y posteriormente le fue entregado al pequeño una estatuilla del evento.

Te recomendamos: [VIDEO] Documental completo: MARTÍN ELÍAS DÍAZ ‘UN LEGADO INMORTAL’ 1990 / 2017

“Me siento muy contento, emocionado porque sé que en Riohacha apoyaron a mi papá, todos lo quisieron y me siento orgulloso de eso”, manifestó a EL HERALDO.

Agregó que Martín Elías siempre le habló de La Guajira y especialmente su capital, como el primer lugar que le abrió las puertas al inicio de su carrera musical.

A pesar del talento que demostró al versear, ‘Martincito’ dijo que por el momento está dedicado al fútbol, que es su pasión.

El niño estaba acompañado de su abuela Patricia Acosta, que manifestó tener sentimientos encontrados al estar feliz por el homenaje y triste por la ausencia de su hijo.

“Aquí en Riohacha fue donde apoyaron a mi hijo en su comienzo y me siento feliz por este homenaje”, expresó.

Elder Dayán, hermano de Martín Elías y quien acompaña ahora a Rolando Ochoa, dijo sentirse emocionado por el homenaje y además por haber compartido en la tarima con su sobrino, el gran ‘Martincito’.

“Donde voy siempre tengo presente a Martín Elías, él todo el tiempo me apoyó y por eso lo tengo presente en mis presentaciones”, afirmó el cantante.

Durante el cierre del festival también actuaron Chelito De Castro y su orquesta Joe All Star, Jean Carlos Centeno y la agrupación de Rafa Daza y Jaime Luis Campillo.

Tomado de: Periódico EL HERALDO – Barranquilla.

COMENTARIOS